No quiero que mi hija sea olímpica

No quiero que sea olímpica. Ni mundialista, ni campeona nacional, ni regional. Yo he sido deportista a muy bajo nivel. He competido ya con más de 35 años en natación máster, incluso en algún mundial y he disfrutado de la competición y de la camaradería. De los entrenos, del tercer tiempo en el bar de enfrente, de las concentraciones de los campeonatos. Sí, disfrutado. Mucho. Pero con los niños funciona de otra manera. No os voy a hablar de extraescolares de cuarenta y cinco minutos dos tardes por semana. Os hablo de mi hija que con ocho años está federada …

Leer másNo quiero que mi hija sea olímpica

Review Suunto Spartan Trainer en natación en aguas abiertas

Después de confirmar que la Xiaomi Smart Band 3 no servía para natación convencí a mi familia de que sería un buen regalo de cumpleaños un Suunto Spartan Trainer. El modelo lo eligió nuestra amiga Carmen de Nadando por sonrisas. Le pedí que buscara algo de menos de 200€, que sirviera para natación y que fuera capaz de pillar las pulsaciones sin necesidad de una banda para el pecho. Y así es. El Suunto Spartan Trainer costó unos 150€, tiene un buen sensor de pulsaciones para piscina y aguas abiertas y además detecta el estilo al que nadas y te …

Leer másReview Suunto Spartan Trainer en natación en aguas abiertas

¿El ciclismo de carretera mata?

Me encanta practicar ciclismo. El de carretera más que el de montaña. Y eso que me he recorrido todo el norte de España en btt con un saco de dormir en las alforjas. Esas eran mis vacaciones hasta que tengo familia fulltime. Es una forma preciosa de hacer turismo, pero no es mi rollo. Yo prefiero la flaca. Mi bici de carretera. Levantarme temprano. Casi de noche. Pillar dos bidones congelados y cruzar el pueblo bostezando hasta llegar a la carretera. La gente te mira raro. Siempre. En invierno porque vas literalmente tiritando hasta que coges carretera. Parado en el …

Leer más¿El ciclismo de carretera mata?

globero, definición gráfica, o cómo tardar una hora para salir en bici

Como globero que soy (dícese de los ciclistas malos malos de verdad) os dejo la prueba gráfica de que se puede pedalear en plena ola de calor veraniega sevillana. El motivo original del vídeo era explicar por qué tarda tanto uno en prepararse cuando tienes que salir en bici. Y por qué da tanta pereza. Madre mía, cómo se notan los doce kilos de más.

Volver arriba