Desconfinando la barba

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Hay que pisar el mundo exterior.

Y mi barba ya empieza a asustar.

En realidad me quito la barba por amor. Porque mi santa esposa no la soporta más. El amor es lo que mueve el mundo.

Repetid conmigo «SÍ CARIÑO».