Conciliando en el vestuario

Vestuario infantil, menores, intimidad, padres y sobre todo, gente que se queja por todo.

Me ENCANTA participar de las actividades de mi hija Paulina (cuatro añitos).

Y como padre de una niña hay un inconveniente. Normalmente no hay vestuario infantil y tienes que meter a los peques en el de adultos.

No sé.

La verdad que hasta yo a veces me he quedado traumatizado.

No es que mi cuerpo sea la repera, pero señores ¡por favor, cuídense un poco!

fat-man-belly-flop

Si mi hija tomara esos cuerpos como modelos de masculinidad, voy a tener unos yernos muy chungos.

Pero no es ese el caso.

El año pasado llevaba a Paulina al SATO Sport Santa Justa en Sevilla. Unos monitores majísimos, muy cerca de la casa de la madre y de mis padres. Muy fácil todo. Y lo mejor. ¡Tenía vestuario infantil! Uno para niños y otro para niñas. Independientes.

Las niñas a un lado y los niños al otro y los papás, mamás y abuelos los cambiamos a velocidades de vértigo mientras los niños se esconden en las taquillas.

Perfecto. Así es menos complicado,

Pero no iba a ser tan fácil.

Yo, como socio del club también por esa época, aprovechaba para nadar en la piscina grande mientras mi hija estaba en cursillo. Y aparte de mí algún padre se animó también al verme.

Además había matronatación, es decir, madres y padres con bebés de meses que disfrutamos un rato viendo los primeros pinitos acuáticos de los peques dentro de la piscina.

El problema viene cuando los padres y madres también nos cambiamos.

¿En qué vestuario me meto?

Yo llevo ya unos años en un equipo de natación y he aprendido a cambiarme de bañador y pantalones con una toalla enrollada y oye, súperpudoroso todo. No se ve náh de náh.

Pero me comentaron los monitores que alguien se había quejado. ¿Será mi no depilado?

Pasó un tiempo (yo seguía nadando y cambiándome con mi hija) y cambiaron el cartel de vestuario de niñas a ¡¡¡vestuario de papás!!!

Genial, pues mejor para mí. Los primero días nos cambiábamos sólo con otros dos papis. Pero debido a la masificación del otro vestuario en breve volvimos a la dinámica anterior.

Quiero decir que a mi me daba igual, yo me cambiaba delante de las mamis y obviamente de los peques, siendo lo más pudoroso posible para no ofender a nadie. Siempre he tenido la mala costumbre de intentar no molestar a nadie. Manías tontas que uno tiene y que por cierto de verdad que no sirve para nada.

Que me despisto.

Por razones de peso mayor ya no llevo a Paulina a natación (oooohhhhh). Y la otra noche me he vuelto a acordar de todo este tema al ver los siguientes carteles en el vestuario del SADUS de Los Bermejales, de Sevilla.

vestuario-infantil-femenino vestuario-infantil-masculino

Tenía la cámara a mano, porque estoy probando mi flamante GoPRO. Me di cuenta que era mala idea hacer fotos ahí cuando me vi delante del vestuario femenino, en bañador y grabando con una minicámara. Nah. Lo tenía controlado. “Tranquilas, no pasa nada, soy blogger”

Ese de abajo es el hombre palet sin palets y underwater. De ahí lo de la cámara.

nadando-underwater

En definitiva. Parte de los vestuarios de adultos, en cierto horario, permanece medio reservado para los menores. Pero obviamente los adultos sin peques ni miran los carteles, por lo que se siguen entrando en horarios infantiles a los vestuarios compartidos. Lo digo por mi compi de equipo de natación Maca. Me comentó que le invitaron amablemente a usar el vestuario de la planta inferior cuando fuera por la tarde en horario infantil.

¿Por qué se hace esto? ¿Pudor? ¿Preservar la intimidad de los niños? ¿Evitarles traumas al ver cuerpos toda una vida descuidados?

He mirado la normativa que la regula y no pone nada acerca de estos temas. (http://www.juntadeandalucia.es/boja/1999/36/2)

Lo único que he encontrado ha sido una persona de Carmona que se quejó al defensor del menor de la falta de intimidad de los niños en la piscina pública.

(http://www.defensordelmenordeandalucia.es/node/6697)

Y la respuesta de éste fue poco más o menos aconsejar al centro deportivo que segregaran un poco, pero que en realidad no tenían por qué hacerlo. No hay obligación de ningún tipo.

Los peques nacen sin pudor.

¿A partir de qué edad se les enseña que no pueden ver cuerpos desnudos?

Las familias nudistas llevan a la playa a sus hijos y que yo sepa no dejan en el aparcamiento a los niños.

¿No les estaremos creando complejos y/o tabúes antinaturales por tanto ocultismo de nuestros cuerpos?

No quiero lanzar ninguna campaña pro naturismo, ni tampoco lo contrario.

Lo mío es crear un poco de polémica y esperar que con vuestros comentarios me déis vuestra opinión.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Hola! acabo de descubrir tu blog.
    Mi experiencia en Mallorca ne dos piscinas diferentes.
    Con Paula hicimos matronatación en un gimnasio hasta que tuvo 3 años aprox. Y la llevábamos indistintamente su padre y yo. Al ser un gimnasio privado, eso de los vestuarios infantiles ni soñarlos, así que Paula se secaba/duchaba en cualquiera de los dos vestuarios.
    A partir de los 3, durante un tiempo fuimos a piscina pública a cursillos, aquí ya no nadábamos con ella, pero seguíamos llevandola aleatoriamente padre/madre/abuelos….Así que aleatoriamente tocaba vestuario, tampoco había exclusivo infantil.
    En todo este tiempo, ella no se traumatizó, los que usaban el vestuario no se quejaron y Paula no vio ni más ni menos que lo que ve cuando se ducha con su madre/padre.
    Así que mi experiencia ha sido buena, y que hay gente para todo y le busca cosas raras a un cuerpo desnudo.
    Saludos!

    • Hola.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Realmente creo que el tema está ahí, cuando hay vestuario infantil y los padres también nos tenemos que duchar.
      En el caso de la matronatación recuerdo haber escuchado cosas del tipo “Qué poco vergüenza. Un hombre se ha metido en el vestuario de niñas“.
      Ya, bueno, pero es que tengo una hija.
      Y todos cambiándonos, con las toallas reliados haciendo auténticos malabares.
      En resumen, que creo que el pudor lo teníamos los adultos con los adultos, más que los peques, que realmente pasan del tema un montón.
      😀

  2. Yo he ido desde pequeño con mi padre a playas nudistas y no me he traumatizado nunca. Quizá los únicos trauma les sean los adolescentes o preadolescentes que ya saben lo que hay, y aún así dudo que se traumen, simplemente intentarán saciar su curiosidad.

    Los adultos somos así, que le vamos a hacer. La próxima vez le dices que te cambien y te vistan a la niña mientras tú esperas fuera ya que no puedes pasar.

    Un saludo!

    • Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que los peques en una playa nudista serían súper felices. Todo el día agustito en bolas. Los raros al final somos siempre los adultos. Está claro.

  3. Yo le veo la utilidad a los vestuarios de bebés, por la logística. Pero más allá de eso desde pequeño he ido con mi padre (o madre) al gimnasio y he visto a adultos cambiándose y nunca ha pasado nada.

    Gracias por el spam, aunque ya la había leído 😀

Deja un comentario

10 + 2 =