La tiendecita

En el barrio teníamos la tienda de, digámosle Mari. Es una tiendecita minúscula. Vendía litronas, croquetas congeladas y tortillas de patatas gigantes. La tiendecita de Mari le ayudaba a mantener a sus hijos. Víctima de violencia de género y con varios hijos totalmente dependientes Mari siempre te recibía con una sonrisa y se enteraba de todo lo que pasaba en el barrio. No costaba nada pagar unos céntimos más por una litrona helada y echar una mano a una vecina. Nuestros niños se peleaban por ir sólos a comprar a la tienda de Mari. Siempre falta un bote de mayonesa …

Leer másLa tiendecita