El día que decidimos rebelarnos

Escribo desde el móvil, de madrugada en la cama. Mi mujer duerme intranquila a mi lado. Yo estoy nervioso como un flan porque en unas horas deberíamos estar en un hospital. Forzando el nacimiento de Matilde. Inducción. Por imposición de un señor doctor que no nos conoce. Que no sabe absolutamente nada de nosotros, pero que quiere ponerle fecha al nacimiento de segunda hija. Todo esto lo explico mejor en mi post anterior. Mi mujer está completamente desconectada. Sigue sin créerselo. Éste no es el final de embarazo «tranquilo» que queríamos tener. Así no se puede relajar. Demasiada adrenalina, antagonista …

Leer másEl día que decidimos rebelarnos